Floraciones de algas nocivas y el agua potable

Lake Erie Algal Bloom - August 2015. Photo Credit: NOAA Great Lakes CoastWatch

En el verano de 2014, a los residentes de Toledo, Ohio se les dijo que no bebieran, cocinaran ni se bañaran con el agua de sus grifos. Un crecimiento masivo de algas tóxicas de color azul-verde ingresó en la toma de agua potable de Toledo y el sistema tuvo que ser enjuagado. Esta alga tóxica es causada principalmente por la contaminación de nutrientes de las actividades agrícolas con un poco de ayuda de la escorrentía de los sistemas de aguas residuales municipales y un impulso del cambio climático. El crecimiento rápido y grande de algas de color azul-verde (cianobacterias) se conoce como “Floración de Algas Nocivas” (HAB, por sus siglas en inglés). La interrupción del agua potable en Toledo atrajo una mayor atención a la HAB, las sustancias químicas tóxicas que pueden producir y a los impactos a la salud de las personas, la vida silvestre y la calidad general del agua.

¿Qué son las floraciones de algas nocivas?

Las cianobacterias comúnmente viven en agua dulce y son una parte importante de la vida acuática. Sin embargo, el crecimiento excesivo de estas bacterias puede liberar cianotoxinas, lo que produce Floraciones de Algas Nocivas, que causan daños a los ecosistemas de agua dulce, dañan la vida silvestre, el ganado y las mascotas y amenazan la salud pública y los suministros de agua potable.

Causas de las floraciones de algas nocivas

Las floraciones de algas nocivas de agua dulce ocurren con mayor frecuencia donde hay altos niveles de nutrientes como nitrógeno o fósforo presentes en las aguas cálidas y tranquilas, como lagos, charcas o estanques. También pueden ocurrir en los ríos, especialmente durante los meses de verano. Los ecosistemas acuáticos necesitan nutrientes para prosperar, pero la escorrentía de fertilizantes de la agricultura, las aguas residuales y las descargas industriales, y las aguas pluviales urbanas han añadido un exceso de nutrientes a muchas de las bahías, lagos y ríos de nuestra nación.

La mayoría de los científicos creen que el cambio climático está aumentando la frecuencia y la aparición de las HABs debido al calentamiento de las temperaturas del agua, una sequía más prolongada y un aumento de las inundaciones, lo que significa una escorrentía más contaminada en las zonas urbanas. Por ejemplo, en los últimos años las floraciones de algas en el lago Erie han durado hasta diciembre y enero. En 2015, algunos ríos, como el río Russian River en el norte de California, experimentaron frecuencias más altas de HABs exacerbadas por la sequía histórica de California.

Descripción general de los efectos en la salud de las floraciones de algas nocivas

Las personas y los animales pueden estar expuestos a las algas tóxicas a través de la natación, la respiración de pequeñas gotitas suspendidas en el aire que contienen algas al nadar o jugar en el agua, tragar agua contaminada o comer pescado o mariscos contaminados con algas tóxicas. Los impactos en los humanos varían desde la irritación de la piel, de los ojos y de la garganta hasta vómitos, daño de órganos y daño neurológico y problemas respiratorios. Los animales pueden envenenarse al beber agua o al comer pescado contaminado con cianobacterias tóxicas. Las mascotas son particularmente vulnerables y, según los informes, los perros han muerto después de beber agua contaminada o de lamer escoria de algas tóxicas.

Cómo las floraciones nocivas de algas afectan el agua potable

Las cianobacterias son una preocupación creciente para los servicios de suministro de agua que dependen del agua superficial. Las cianobacterias que producen cianotoxinas son solo uno de los problema que enfrentan los servicios de suministro de agua. Si bien no todas las cianobacterias producen cianotoxinas, algunas producen sabores y olores desagradables. También pueden interferir con el proceso de tratamiento del agua potable en sí, incluyendo el aumento de la ocurrencia de subproductos potencialmente nocivos de los desinfectantes. El tratamiento del agua potable para eliminar las cianotoxinas es costoso y ese costo generalmente se les transfiere a los clientes del agua.

Protección del agua potable de las floraciones de algas nocivas

La Asociación Americana de Obras Hídricas (AWWA, por sus siglas en inglés) ha creado una “lista de verificación” para la autoevaluación para ayudar a los sistemas de abastecimiento de agua que extraen agua de las fuentes de agua superficiales a prepararse para posibles eventos cianotóxicos. Para estar preparados, los administradores de los sistemas de agua deben entender las condiciones que pueden desencadenar las floraciones de algas nocivas. Estas condiciones incluyen altos niveles de nutrientes, la temperatura del agua tibia, bajo flujo y pH. Las floraciones de algas pueden ser transportadas cerca de las tomas de agua potable por el viento o las corrientes de agua. Los sistemas también deben ser capaces de controlar de manera eficaz las cianobacterias y, si es necesario, tratar las cianotoxinas cuando están presentes en el agua de la fuente o extraer agua cruda de un lugar de toma diferente.

Regulación de las floraciones de algas nocivas en el agua

Actualmente no hay normas federales para abordar las cianobacterias en las aguas superficiales en virtud de la Ley de Agua Limpia (CWA, por sus siglas en inglés). La EPA ha anunciado que pronto propondrá nuevas normas para proteger mejor a las personas de la exposición a floraciones de algas nocivas al nadar o pasear en bote. Tampoco existen normas aplicables u orientación de la Ley de Agua Potable Segura (SDWA, por sus siglas en inglés) para las cianotoxinas, aunque actualmente están en la lista de prioridad de la EPA de contaminantes del agua potable de posible preocupación.

En 2015, la EPA emitió avisos de salud para el agua potable de 10 días para dos toxinas cianobacterianas, microcistinas y cilindrospermopsina. Aunque no son aplicables, los avisos de salud son pautas técnicas importantes para ayudar a los funcionarios del gobierno y a los administradores del sistema de agua a proteger la salud pública de los contaminantes. Es necesario hacer más para gestionar las condiciones que permiten que las HABs ocurran en primer lugar, en particular, reducir la escorrentía de la contaminación por nitrógeno y fósforo de la agricultura. Los sistemas de agua potable y sus clientes asumen la carga de supervisar y prevenir los problemas causados por las fuentes de contaminación aguas arriba.

Region/State: