Plomo y agua potable

Corroded pipe with lead service fittings. Credit: Mike Thomas / Creative Commons

El plomo es un metal altamente venenoso y puede afectar a casi todos los órganos del cuerpo y del sistema nervioso. Es un elemento natural que se encuentra, debido a la actividad humana, en todas partes de nuestro entorno.

Sacando el plomo

Para proteger la salud pública, debemos reducir la exposición al plomo en el grifo del agua potable. Para hacer esto una realidad, Clean Water Action está:

  • abogando por la implementación adecuada de la Regla de Plomo y Cobre (LCR, por sus siglas en inglés) de la Ley de Agua Potable Segura, que incluye un “control de corrosión” eficaz en las plantas de tratamiento de agua potable para evitar la lixiviación de plomo de las cañerías y los accesorios de plomería y por una supervisión para evaluar el plomo en los sistemas de agua;
  • trabajando para lograr mejoras en la Regla de Plomo y Cobre, que la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de Estados Unidos actualizará en 2017; y,
  • apoyando a las comunidades y los sistemas de agua en el reemplazo de las líneas de servicio con plomo y tomando otras medidas para evitar que el plomo entre en contacto con el agua potable.

Breve historia del plomo

El plomo se ha utilizado durante miles de años e históricamente ha tenido muchos usos debido a su facilidad de extracción y maleabilidad. El plomo se usaba comúnmente para hacer caños de agua y para muchos otros usos en el Imperio Romano. En la Revolución Industrial, surgieron nuevos usos para el plomo; incluyendo pinturas a base de plomo y gasolina con plomo. A medida que aumentó la escala del uso de plomo, también lo hizo la comprensión de los riesgos para la salud, lo que finalmente condujo a una disminución en el uso del plomo para muchos usos comunes.

Exposición humana e impactos sobre la salud

La exposición al plomo puede ocurrir por inhalación, ingestión y, en menor medida, por contacto dérmico. La forma más común en que las personas están expuestas es por la ingestión de pintura vieja con plomo. A medida que la pintura envejece, se pela y se descompone y se convierte en polvo, luego entra al cuerpo a través del contacto de mano a boca o la contaminación de alimentos o del agua. También existen riesgos de exposición en el lugar de trabajo en los sectores que pueden entrar en contacto con el plomo, incluyendo, pero no limitado a los sectores de la construcción, manufacturación y residuos sólidos/reciclaje.

Impactos del plomo en la salud:

  • Los niños menores de seis años de edad corren mayor riesgo de envenenamiento por plomo.
  • La exposición a altos niveles de plomo puede causar daños severos al cerebro, a la sangre y a los riñones.
  • Incluso niveles bajos de exposición al plomo reducen permanentemente la capacidad cognitiva y causan hiperactividad en los niños.
  • La exposición a largo plazo puede causar daño reproductivo e infertilidad.
  • Las mujeres embarazadas son susceptibles al plomo, ya que la exposición puede dañar al feto, reduciendo las tasas de crecimiento y causando partos prematuros y/o abortos espontáneos.

¿Por qué hay plomo en el agua potable?

La exposición al plomo del agua potable es menos común que otras vías, sin embargo, como se demostró en Flint, MI, puede tener graves consecuencias. El plomo puede ingresar al agua potable cuando las líneas de servicio, la cañería en el hogar y otros accesorios de plomería o soldadura que contienen plomo se corroen. Las casas antiguas, especialmente las construidas antes de 1986, tienen mayor probabilidad de tener líneas de servicio, accesorios de plomería y soldadura que contienen plomo. Sin embargo, incluso los accesorios de plomería más nuevos “sin plomo” podrían contener hasta un ocho por ciento de plomo hasta 2013.

El plomo, a diferencia de muchos otros contaminantes del agua potable, generalmente no está presente en la fuente de agua potable, sino que es el resultado del sistema de distribución o de la propia cañería in situ. El plomo entra al agua en el grifo cuando el agua con una química “corrosiva” entra en contacto con el plomo en la cañería, en los accesorios de plomería y la soldadura.

Reducción del plomo en el grifo

Hay varias formas en que los sistemas de agua funcionan para reducir el plomo en el agua potable:

  • Deja de usar caños, accesorios de plomería y soldadura que contienen plomo: las normas actuales exigen que todas los nuevos caños y accesorios de plomería estén “libres de plomo”, con menos del 0,25% de plomo (promedio ponderado).
  • Reemplaza las líneas de servicio con plomo: hay aproximadamente 6 millones de líneas de servicio con plomo (LSL, por sus siglas en inglés) en EE. UU. Aproximadamente el 30% de los sistemas de agua del país contienen LSL, y estos sirven un estimado de entre 15 y 22 millones de personas. Muchos sistemas de agua han tomado medidas para eliminar las LSL desde que la Regla de Plomo y Cobre se aprobó en 1991. El número de LSL se ha reducido en aproximadamente un 40%.
  • Reduce la corrosión y verifica la química del agua: una parte fundamental del tratamiento moderno del agua potable es minimizar la corrosión para mantener el plomo fuera del agua potable y abordar otros problemas. El tratamiento de control de corrosión (CCT, por sus siglas en inglés) es especialmente importante cuando hay LSL. El CCT varía de un sistema de agua a otro según la antigüedad de las cañerías y las líneas de servicio, de donde proviene el agua potable y su química, y el tamaño del sistema.

Protégete del plomo en el agua potable

También puedes reducir el riesgo de exposición al plomo del agua potable en tu hogar. Primero, averigua si puedes estar en riesgo de exposición al plomo en tu hogar.

  • Obtén información sobre los niveles de plomo en tu comunidad: todos los años, los sistemas públicos de agua preparan un Informe de Confianza del Consumidor (CCR, por sus siglas en inglés), que incluye información sobre los resultados de supervisión del plomo. Para obtener más información y ayuda para encontrar tu CCR: https://www.epa.gov/ccr/. Los sistemas de agua también publican resultados de supervisión del plomo en línea.
  • Realiza un análisis de tu agua: si te preocupa la posibilidad que haya plomo en el agua de tu grifo, puedes realizar un análisis del agua para saber si tiene plomo y otros contaminantes. Algunos sistemas de agua proporcionan análisis para detectar la presencia de plomo para sus clientes. Otros proporcionan información sobre laboratorios locales y otros recursos. Existen análisis de bajo costo. Hoja informativa de la EPA sobre análisis del agua. Llama a tu sistema de agua para averiguar si proporcionan análisis del agua.

Si hay plomo en tu agua potable, hay maneras de reducir la exposición:

  • Deja correr
  • Usa agua fría para beber y comer: es menos probable que el agua fría contenga plomo. Nunca agregues agua tibia a la fórmula para bebés. Nota: Hervir el agua no eliminará la contaminación con plomo.
  • Usa filtros de agua o dispositivos de tratamiento: Solo productos específicos están diseñados para reducir la contaminación con plomo. Obtén más información sobre los productos certificados para reducir el plomo.

Regulación federal del plomo en el agua potable

La Ley de Agua Potable Segura (SDWA, por sus siglas en inglés), aprobada por primera vez en 1974, establece normas para los contaminantes en el agua potable a fin de proteger al público. La Regla de Plomo y Cobre (LCR, por sus siglas en inglés), adoptada por primera vez en 1991, tiene como objetivo reducir la exposición al plomo y al cobre en el agua del grifo. Obtén más información sobra la Regla de Plomo y Cobre aquí.

Desde 2006, la EPA ha estado realizado en revisiones “a largo plazo” de la Regla de Plomo y Cobre. Se espera una Regla propuesta en 2017 y una Regla Revisada finalizada en 2018. Obtén más información sobre el proceso de revisión aquí. Próximamente.

Obtén más información:

Foto en la parte superior: Cañería principal publica corroída con accesorios de servicio de plomo

Region/State: